cargando

Mostrando {{libos_busqueda.length}} resultados

{{libro.titulo}}
{{libro.autores}}
Idioma: {{libro.idioma}}
ISBN: {{libro.codigo_barras}}
Categoría: {{libro.categoria}}
Editorial: {{libro.editoriales}}
$ {{libro.precio | currency:""}} $ {{libro.precio_venta | currency:""}}
{{libro.titulo}} {{libro.titulo}}
{{libro.autores}}
Idioma: {{libro.idioma}}
ISBN: {{libro.codigo_barras}}
Categoría: {{libro.categoria}}
Editorial: {{libro.editoriales}}
$ {{libro.precio | currency:""}} $ {{libro.precio_venta | currency:""}}
Resultados filtrados por: {{libros_filtro_texto.substr(0, (libros_filtro_texto.length)-2)}}

{{libro.titulo}}
{{libro.autores}}
Idioma: {{libro.idioma}}
ISBN: {{libro.codigo_barras}}
Categoría: {{libro.categoria}}
Editorial: {{libro.editoriales}}
$ {{libro.precio | currency:""}} $ {{libro.precio_venta | currency:""}}



LOS FUNERALES DE LA MAMA GRANDE
GARCIA MARQUEZ GABRIEL
Idioma
ESPAÑOL
ISBN
9789588886169
Categoría
Literatura Latinoamericana
Editorial
DEBOLSILLO
Precio
$ 11.70

Estamos en Macondo y su región una vez más, entre personajes y episodios reconocibles, pero ahora caen pájaros muertos sobre el poblado, rompiendo mosquiteros y alambradas, un cura ve al diablo o afirma haber encontrado al judío errante, y visitar la tumba de un ser querido supone un riesgo impredecible. Y hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los noventa y dos años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida, y a cuyos funerales acude el presidente de la República y hasta el Sumo Pontífice en su góndola papal, pero también guajiros, contrabandistas, arroceros, prostitutas, hechiceros y bananeros llegados para la ocasión.


RESEÑA

LOS FUNERALES DE LA MAMA GRANDE

Estamos en Macondo y su región una vez más, entre personajes y episodios reconocibles, pero ahora caen pájaros muertos sobre el poblado, rompiendo mosquiteros y alambradas, un cura ve al diablo o afirma haber encontrado al judío errante, y visitar la tumba de un ser querido supone un riesgo impredecible. Y hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los noventa y dos años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida, y a cuyos funerales acude el presidente de la República y hasta el Sumo Pontífice en su góndola papal, pero también guajiros, contrabandistas, arroceros, prostitutas, hechiceros y bananeros llegados para la ocasión.

LIBROS DEL AUTOR Y RECOMENDADOS